Isla Negra - Casa de poesía y literaturas

Adriana Vega: Playa Girón, un 17 de abril ...

Al tomar Fidel Castro el poder revolucionario hace casi cincuenta años y  dar señales de implantar un sistema marxista-martiano en Cuba, aliado coyunturalmente a  la Unión Soviética, el Presidente de EEUU Gral. Eisenhower, dio órdenes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de suministrar auxilio financiero, asesoría y adiestramiento a  grupos y organizaciones de cubanos  opuestos a  Fidel con el objetivo de  desestabilizar y derrocar el sistema revolucionario.

Debido a estos indicadores, a mediados de 1960  surgieron en Centro América reductos enemigos de los revolucionarios que  conformaron  la Brigada 2506 y efectuaron la Invasión a Playa Girón.

En la madrugada del 17 de Abril de 1961, mil doscientos exiliados desembarcaron en la costa sur al centro de la Isla para establecer una cabeza de playa y nombrar un Gobierno Invasor en Armas asistido por el Presidente de los EEUU, en ese momento J. F. Kennedy. Esta administración ya  había financiado y entrenado en Guatemala y Nicaragua a la  apodada Brigada 2506.

Después de tres días de intensos combates y ante la heroica respuesta del pueblo cubano, aduciendo palabra incumplidadel apoyo aéreo y falta de cobertura de los acorazados, se excusaron por falta de  pertrechos de guerra.

Como corolario, la jefatura militar de la Brigada  rompió equipos de comunicación que instaban a cumplir a sus "aliados" y  ordenaron la vergonzosa  retirada.

Fidel ha manifestado que  la batalla duró 72 hs por respetar la teoría del CHE sobre un desembarco por la Habana. Acantonada allí la defensa, se tardó en llegar a Girón, de lo contrario hubieran podido derrotar al enemigo en 48 horas.

El gobierno Revolucionario  tomó  prisioneros  a cientos de  integrantes de la Brigada 2506 y otros se internaron en los pantanos para escabullirse en la tupida vegetación.

Visitando el Museo de Playa Girón observé sorprendida la fotografía del arribo del Comandante en Jefe  al sitio, luego de horas de ardua contienda. El compañero me encargado  explicó que ni bien  Fidel  descendió del  tanque de guerra, extrajo su arma, apuntó al acorazado norteamericano y  su certero disparo lo hizo rendirse. Todos los testigos concuerdan con que la experta  orden del Comandante dada con su arma en alto, es la vívida   imagen de la victoria, tal como expresa Benigno Julián Fernández,  excombatiente de la columna 12 del Ejército Rebelde y jefe de un pelotón de tanques SAU-100 de Managua (La Habana), que participó en la cruzada.

Los combatientes revolucionarios  se encontraron con Fidel cuando estaban muy próximos al mar. Los pocos aviones de las FAR que luchaban y la artillería en general tenían la indicación precisa  de hundir los navíos.

A Benigno, oriundo de la Ciudad de Camagüey, le correspondió el honor histórico de  ser testigo de aquella descarga certera  que puso punto final a la invasión mercenaria  efectuada en esa zona del sur de la provincia de Matanzas.

El heroico combatiente recuerda también que su pelotón, tras conocer del desembarco y sin perder  tiempo se dirigió a Playa Girón, donde se producían enérgicas ofensivas. Se encontraron con el Comandante en Jefe en el sitio conocido por la Isla y él los  orientó para progresar con rapidez instándoles a que no se detuvieran hasta que las esteras de sus tanques fueran empapadas por las aguas de la playa.

Avanzaban bajo el fuego de  aviones enemigos, la artillería y la infantería  enfrentando  emboscadas y varios de los tanques patriotas fueron averiados o destruidos. Muchos de los compañeros caían en combate, pero no retrocedían en esa zona convertida en hormiguero de marines y paracaidistas que  dejaban  huellas sangrientas en la población civil,  portando  el armamento más moderno: camiones artillados, armas sofisticadas, tanques, obuses, morteros, bazoocas…

Con  los agresores a pocos metros, la presencia de Fidel levantó aún más la moral combativa. Primero  destruyeron un camión artillado del opuesto y luego prosiguieron la marcha hacia Playa Girón. Los mercenarios se  replegaron hacia la costa para  embarcar en el buque de guerra Houston, pero  las descargas de la aviación y  el disparo certero de Fidel, nada casual porque dominaba con maestría todo el armamento, provocó el ansiado naufragio. 

Los que estaban próximos en las arenas de Playa Girón experimentaron  gran alegría al observar cómo el poderoso buque en llamas  se iba a pique.

Con esfuerzo épico hacían retroceder en desbandada a la flota imperial y lograban que los buques invasores  escaparan furtivamente plantando a sus “huéspedes”, la mayoría cubanos agitadores abandonados  por sus “valientes” aliados yanquis.

 Los instantes heroicos de esta gloria del pueblo cubano habían surgido de la decisión de  combatientes del Ejército Rebelde, de la Policía y de las Milicias Nacionales Revolucionarias, patrióticamente convencidos. No podían permitir que les arrebataran conquistas logradas y no era su deseo  caer en manos de parásitos y verdugos,  millonarios y veteranos de miles de crímenes batistianos. Cuba logró  aquella victoria sobre la fuerza usurpadora, triunfo trascendente en la historia de América Latina por ser la única batalla ganada al Imperialismo en Nuestra América.

En diciembre de 2007 y por haber representado a su país en la asunción del mando presidencial,  tuve el honor de saludar en la Biblioteca Nacional al Héroe de la República de Cuba José Ramón Fernández, uno de los principales jefes militares de las acciones combativas  de Playa Girón. Creía no conocer al delegado cubano, pero recordé que en  2001 estando en la Habana,  había presenciado  la Conferencia Académica: "GIRÓN: 40 AÑOS DESPUÉS" gracias a  amigos del Minrex  que suelen brindarme amistosos contentamientos.

 José Ramón Fernández era entonces Vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba y uno de los principales oficiales que bajo el mando directo de Fidel Castro, dirigió la Histórica Batalla. De su exposición entonces y recordando a la gente que no había podido huir por haber sido abandonada a su suerte, tuve curiosidad por todo lo que se refería al trato de prisioneros.

Durante 72 horas,  el enemigo había actuado atacando con destructores y portaviones  y las armas  llevaban escrita su pertenencia a las US ARMY.

Fernández  reconoció en las duras jornadas a unos cuantos  invasores  alumnos suyos, él fue un militar disidente asqueado por las crueldades de Batista y sufrió cárcel por eso. Abrumado por la forma en que  se prestaban para atacar a su patria y matar a su pueblo, la batalla le definió en qué bando estaban la razón y la justicia. Con respecto a cómo fueron considerados los derechos humanos y  normas  de  guerra es  conocido que por la parte cubana se respetaron   convenios internacionales, reglas éticas y morales. No existió  herido que no fuera curado ni hambriento al que no se le prestara atención. A nadie se  maltrató en el orden físico, ni se  hostigó  a pesar de la innoble tarea realizada. Se  resguardó a los prisioneros cuando al mismo tiempo se comprobaran  maltratos a cautivos cubanos  por parte  de los invasores.

El amanecer del 17 de abril, un B-26 ametralló el camión donde se evacuaba a una familia carbonera (actividad  característica de la zona) Iba sin barandas  transportando visiblemente civiles, enfermos, hombres y mujeres ancianos, niños. Incluso habían desplegado una sábana blanca. En el injustificado ataque sobre  la carretera que conduce de Pálpíte a Jaguey resultó muerta una madre de  familia y su hijo pequeño, herida la abuela y  varias personas.

Casi a la  misma hora, a la salida de Playa Larga un camión también con carboneros evacuados  fue atacado por fuerzas  usurpadoras emboscadas. Evidentemente  se trataba de civiles, pero el transporte recibió   fuego de fusilería y cañonazos que lo hicieron estallar. Murieron  Mara Ortiz, obrera, Dulce María Martín de 14 años, y herida muy grave por  quemaduras Cira María García y otros lugareños.

Retornados  a Playa Larga, a Cira García no se le prestó asistencia médica a pesar de  profundas llagas. Agonizó durante casi un día hasta que falleció. A los ruegos del esposo y  familiares para que la atendieran se negaron a trasladarla a  Cayo Ramona, donde curaban a sus heridos.

Erick Fernández del Valle al caer prisionero declaró que un mercenario nombrado Pedro González Fernández solicitó permiso para rematar a un herido,  le puso una pistola en la cabeza y lo asesinó.

La mayoría de estos fratricidas habían regresado por privilegios económicos perdidos, política,  tierra, ganados, centrales azucareros y propiedades. Seguramente  mejor preparados que los revolucionarios, pero no  dispuestos a morir por la Patria sino a matar a su pueblo.

 Sobre la evolución del pensamiento de los adversarios  y  cómo  cavilan hoy, Fernández  los señaló divididos y atomizados. Los  arrepentidos no quieren decirlo y no intervienen en nada.  Un  extremo  es el núcleo de   duros vinculados a la fundación cubano americana recalcitrante en su odio contra Cuba, unida a criminales de la peor calaña.

 Creyeron que la Revolución se desplomaba y siempre esperan tomarse tres días de licencia para matar.

 La gesta de las bisoñas fuerzas armadas, apoyadas por milicianos y población, trasciende como símbolo de victoria, valentía y patriotismo, evidenciando que  refrendó el carácter socialista de la Revolución y dio a luz  la aptitud de todo un pueblo por no doblegarse  ante potencia enemiga alguna.

 

Dice Fidel Castro Ruz:

“La importancia de Girón no está en la magnitud de la batalla, de los combatientes, de los hechos heroicos que allí tuvieron lugar; la gran trascendencia histórica de Girón no es lo que ocurrió, sino lo que no ha ocurrido gracias a Girón".

 

ILUSTRACION Y ARMADO JOSE MARIO ZAVALETA 

  A 49 AÑOS DE LA PRIMERA DERROTA ANTIMPERIALISTA DE NUESTRA AMERICA

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: