Isla Negra - Casa de poesía y literaturas

Martín Micharvegas

 

Palabras Compañeras para Tiro de Gracia 

 

Podríamos decir que no vamos a ver nada. Por más que nos esforcemos, sólo veremos nada. Sí: un mundo de secuencias de una juventud despistada, desnortada, agarrada a sí misma desesperadamente por no contar con otro asidero. Sí: son los finales de la década del 60 en Buenos Aires y hay frenesí recalentado, ganas de romperlo todo, otear de frente la prototormenta genocida que se adensa en el horizonte de aquellos días. Sí: un incipiente y artliano sálvese-quien-pueda,
que hoy es moneda corriente a cambio, no de vivir, sino de durar sea como sea. Y, por todos lados, la impunidad con sus pasos inclementes. Y hay imaginarias escenas de fusilamientos goyescos que, pocos años después, serán dura realidad. Y está la Guerra Civil Española omnipresente, contada y recontada en sus desaforados detalles y hay fechas puntuales de una inimaginable resonancia. Y los bares, llenos de la espuma y el humo de los sueños consumidos de un trago como cerveza fría y como pucho quemado con ansiedad, pasan en caravana. Y va y viene la derrota anticipada, el fracaso inminente, las tentativas para salir de pobre ( aunque existencialmente no lo fuéramos ). Se maltrata a la esperanza a cachetazos, se le exige que comparezca perentoriamente, que no nos abandone en ese barco ebrio encallado en la fina capa de asfalto que recubre una pampa inmensa. Están los gomías, los compañeros, los cómplices. Todos en búsqueda ( y, algunos de ellos, en búsqueda y captura ). Y, quiérase o no, están los atravesados por el Inconsciente, por el Surrealismo, la Revolución Cubana. Ojito! El Che era asesinado en Quebrada del Yuro, Ñancahuasú, Bolivia, para ese mismo entonces, y una brutal frustración y un gran ejemplo de vivir para luchar, nos conmovió. Es la hora de los hornos, la hora de los publicistas que ahorran menega para filmar sus pinitos epistemológicos, la hora en que las jóvenes vedettes se deslizan sin saberlo hacia la carne de piedra de los boxeadores famosos. Toda una panoplia humana, un desfile de rostros imborrables, de carasucias pendejos en la tiznada ciudad húmeda. Vidas mal procesadas, peor preservadas, fatalmente escritas. Un tiempo de pesos pesados, de pasos pisados, de pissas pasadas. Una fuga hacia adelante. Una fantasmagoría impresa en celuloide: los días picaditos servidos en bandeja de vidrio. Sólo la poesía podrá aludir a ese trance fugaz? Pues entonces estaremos ante un poema visual. No habría de dejar borra aquel café caliente? Aquí tendremos los restos de aquellos posos. No es la totalidad ni la pretende. Es una astilla del bibelot de porcelana criolla que fue el Baires de los sesenta. Se cayó? No: lo arrojaron al suelo! Se rompió? No: lo pulverizaron a bastonazos! Y bailaron malambo con botas militares sobre sus restos. Quedaría un agujero negro sin límites en el tejido social y aquí están esos primeros indicios. Y hoy, como los libertarios rabelesianos que somos y a los que no nos gusta mirar el mundo por el ojo de una cerradura, ya nada será igual ni habremos de esperar el advenimiento de líderes o dioses. Este cine te muestra que no hay revelación posible y que el propio pesimismo es ya un hastío; que galopó el delirio desatado como rebelión deseable; que se pitó y se chupó y se comió cualquier cosa desnuda para alcanzar unos milímetros de trascendencia. Te rememora: tiene que haber algún propósito en algo, un lugar de la calma, la paz de un amor sin engaños que no sea un tiro de gracia. Debe haber un mundo igualitario y libre donde mujeres y hombres reconozcan su altura, su grandeza, su confianza. Pero no se puede abrazar toda esa complejidad en 101 minutos de visiones. Pero no se puede abrazar toda esa complejidad.

Pero no se puede abrazar.

 


Poni MICHARVEGAS
Matriz // 808NE
( antiguo 28. XI. 2003 d.C. )

 

Comentarios

querid@s companier@s: "Tiro de gracia" es el título de una película independiente del sine argentino ( Bs.As.,1968 ), sobre un libro y guión de Sergio Mulet y con diresión de Ricardo Becher. Calficada "B", se proyectó una semana e n los sines portenios. Representó a Argentina en el Festival de Berlín ( 1970 ), sin alcansar reconosimiento alguno. Sólo en el 2000, cuando Gettino abre la tranquera para esperiensias como estas, "Tiro de gracia" alcansa interés público y algunos "cultores". Salud y poesía! poni micharvegas

Añadir un Comentario: