Isla Negra - Casa de poesía y literaturas

Roberto Sosa, una entrevista

Escrito por revistaislanegra 23-05-2011 en General. Comentarios (0)
Roberto Sosa, Premio Nacional de Literatura de Honduras (1972)

26.11.2009. HONDURAS : Roberto Sosa: “Las elecciones son una trampa del monstruo bicéfalo de Romeo Vásquez y Micheletti”

Jueves 26 de noviembre de 2009

Roberto Sosa es autor de: Caligramas (1959); Muros (1966); Mal interior (1967); Breve estudio sobre la poesía y su creación (1967); Los pobres (1968); Un mundo para todos dividido (Premio Casa de las Américas, 1971); Prosa armada (1981); Secreto militar (1985); Hasta el sol de hoy (1987); Obra completa (1990); Máscara suelta (1994); El llanto de las cosas (1995); Alta es la noche y Morazán vigila (2009) y Olancho. La cuarta pregunta (2009), entre otros libros de ensayo y antologías poéticas.

El escritor recién comenzó a editar un libro sobre la literatura hondureña, y ante la pregunta de Clarín.cl en relación a una futura compilación de la Poesía en Resistencia y los efectos del terrorismo de Estado en contra de los escritores, sugiere la ignorancia del régimen de facto: “No sé hasta qué punto los golpistas se tomen la literatura en serio, para tener una respuesta violenta como anteriormente hemos vivido, lo que vemos es una reedición encaminada a la guerra sucia de la década de 1980, donde sí hubo listas de muertos, de personas que serían asesinadas o secuestradas –recuerdo que figuré en una de estas listas-, y cundía el miedo en todas direcciones. Por ahí está la posibilidad de la persecución de entonces, pero ahora los libros se publican y distribuyen, no creo que sufran un efecto de persecución, a pesar de que subsiste el temor”

 

MC.- ¿Qué criterios deberían utilizarse para compilar una antología de la poesía en resistencia al golpe de Estado?

RS.- Habría que recurrir a un examen minucioso de calidad, por la dificultad de ver la línea que separa la cantidad de la calidad, he leído algunos versos de dudosa belleza y hay otros poemas excelentes, la antología debería incluir a poetas del extranjero que también han escrito textos, por otro lado pudieran surgir pinturas, además de la narrativa y prosa para formar un conjunto contestatario al golpe de Estado. No me había puesto a pensar en eso, creo que tendría alguna posibilidad para reunirlo todo con otras personas y editar un libro.

MC.- ¿Piensa en una antología para lectores hondureños o para exportarla con destino a una editorial en Latinoamérica?, ¿habría grietas de persecución en contra de la literatura?

RS.- No creo que la persecución llegue a ese extremo, porque no sé hasta qué punto los golpistas se tomen la literatura en serio, para tener una respuesta violenta como anteriormente hemos vivido, lo que vemos es una reedición encaminada a la guerra sucia de la década de 1980, donde sí hubo listas de muertos, de personas que serían asesinadas o secuestradas –recuerdo que figuré en una de estas listas-, y cundía el miedo en todas direcciones. Por ahí está la posibilidad de la persecución de entonces, pero ahora los libros se publican y distribuyen, no creo que sufran un efecto de persecución, a pesar de que subsiste el temor.

 

MC.- ¿Encuentra nombres que se duplican y multiplican, de la guerra sucia en la actual dictadura de Micheletti?

RS.- La verdad es que en la década de 1980 habían dos directores de la guerra sucia: Gustavo Adolfo Martínez –ya fallecido- y Billy Joya, él dirigió el proceso de muerte, encarcelamiento, persecución y secuestro de aquella época, en este momento es asesor del gobierno golpista, se espera que Joya siga influido por los mismo métodos que aplicó en los años 80, pudiera ser que estuviera repitiendo y mejorando la tortura y eliminación de personas, es un acercamiento y puntos de contacto que se pudieran rastrear; el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras(COFADEH) pudiera darte esos datos con precisión.

 

MC.- ¿Hizo una tentativa de exilio con sus recientes viajes a Nicaragua y República Dominicana?

RS.- Fui a Nicaragua por consejo de varios amigos, en el sentido de que habría que salir de Honduras, me marché a Managua donde estuve en contacto con el Presidente de la República Manuel Zelaya, conversé con él, lo conocí un poco más; era una época difícil para volver a Tegucigalpa por los toque de queda, por los cercos militares en la frontera, registros y yo tenía miedo de regresar aquí, me quedé en Managua durante un mes, pero por problemas familiares me vi obligado a trasladarme a Honduras. Con la posibilidad de viajar a la República Dominicana todo se redujo a lecturas de poesía, fue un descanso para mí, me reuní con viejos amigos como Jorge Boccanera, el poeta argentino me propuso hacer un libro sobre la literatura hondureña, ya estoy trabajando en eso, todavía no tengo el título. Como le decía, me pidieron un artículo para la prensa estadounidense, así que fui a conversar con el Presidente Mel Zelaya en Nicaragua, ahí acuñamos el término de nazis-fascistas para la dictadura de Micheletti.

MC.- ¿Cómo ve el quiebre del diálogo y la farsa electoral de los golpistas?

RS.- Sucede que una vez roto, el diálogo se reduce a letra muerte, ya no tiene ninguna aplicabilidad real, el mismo Mel ha dicho las razones por las que ya no quiere saber nada de los golpistas; me parece que la ruptura del diálogo es una ventaja para Mel porque ya no está atado a los compromisos, sino que él llevaría a otras instancias limpio de todo el juego metafórico y falso, porque ahí –con los golpistas- leímos una serie de engaños en el lenguaje, Micheletti siempre jugó con tácticas dilatorias, con presuntas salidas de carácter oficial a través del Congreso y la farsa de las elecciones, pero me parece que todo era una trampa del monstruo bicéfalo: Romeo Vásquez y Micheletti bien unido y cimentado, aparentemente irrompible, detrás de ambos está la oligarquía y la Iglesia, que constituyen la base donde descansa la desfachatez. La restitución de Mel debe ser sin condiciones, ni compromisos, para convocar a una Asamblea Constituyente; imagino que el sector golpista tiene temores, por cuanto el Presidente Zelaya ha rechazado cualquier tipo de Amnistía, de todas formas las elecciones estarían invalidadas sin la restitución, el rechazo a la farsa electoral es universal, a pesar de que he oído decir que el gobierno de Estados Unidos aceptaría el resultado de las elecciones. La Resistencia es la conformación de una fuerza social, de conciencia de clase, es importante reconocerse en un grupo social, asimismo la Resistencia toma forma de una fuerza política; es por todos conocido que en Honduras nunca hubo guerra de guerrillas, bajo la protección de los Estados Unidos, aquí construyeron un enorme portaviones, sede de la contra y de los sectores retrógradas de Nicaragua y El Salvador, así que nadie se hubiera esperado un golpe de Estado en Honduras, se suponía que los militares eran banqueros, industriales y pertenecían a una élite económica; ahora vemos en Paraguay un conato de golpe de Estado, frenado a tiempo, Honduras deja un nuevo precedente para Latinoamérica, el efecto dominó, los militares son golpistas aquí y en cualquier parte y muchos de estos milicos son egresados de la Escuela de las Américas. He llegado a la conclusión de que uno de los resortes que desató el golpe de Estado, fue que el Presidente Zelaya se proponía a construir una carretera hacia la Base Militar de Norteamérica en Honduras (Palmerola), hasta la administración de Mel las instalaciones militares eran intocables, ¡imagine que la Base Soto Cano se convirtiera en un Aeropuerto comercial y se expulsara a los estadounidenses de Honduras!, me parece que eso pudo desencadenar el golpe de Estado, evidentemente el régimen de facto ha tenido todo el respaldo del Pentágono, aquí se dibuja la sombra de John Dimitri Negroponte.

MC.- Otro móvil del golpe de Estado era impedir la Asamblea Nacional Constituyente, ¿por qué fue unánime la convocatoria a la Constituyente?

RS- Los intelectuales que usted ha entrevistado en Honduras estábamos de parte de la instalación de La Cuarta Urna, que diera como resultado una Asamblea Nacional Constituyente, base legal para un cambio verdadero de la política hondureña, ahí está el problema: la oligarquía no permite que el pueblo se manifieste.

MC.- Siendo el poeta hondureño con mayor proyección internacional, ¿los golpistas han intentado acercarse a usted?, ¿por qué no asistió al “Homenaje a Roberto Sosa” durante los Juegos Florales 2009?

RS.- Me informaron que habían decidido ponerle mi nombre a la edición número 20 de Los Juegos Florales, yo les dije que no había inconveniente, en realidad se trata de un asunto de vanidad que tiene todo escritor, me sentí alagado porque en Honduras nunca se estimula a la poesía, como en Nicaragua, El Salvador o México. Dije que sí aceptaba, pero no pude viajar por los problemas que ya mencioné, la verdad no creo que se trate de una forma de acercamiento oficial, no sé quiénes son los organizadores de Los Juegos Florales. En Honduras todos los intelectuales y poetas no tenemos ninguna participación con la dictadura de Micheletti, anteriormente cierto “intelecto hondureño” servía de apoyo al gobierno en turno, les hacían los discursos públicos y privados.

MC.- En la década de 1980 aparecían grafitis con poemas de Roberto Sosa, ahora es recurrente escuchar la canción: “La Casa de la Justicia” musicalizada por Rosario Rodríguez e interpretada por Karla Lara, ¿qué significado tiene para usted leer o escuchar sus versos cuando suponíamos que la temática estaba superada?

RS.- Mi poema La Casa de la Justicia ha cobrado vigencia, hasta cierto punto refleja la truculencia jurídica detrás del golpe de Estado. Actualmente he observado en algunas paredes que los jóvenes pintan algunos versos míos, me satisface saber que mi trabajo todavía es tomado en cuenta; la literatura es una forma de contribuir para el rescate de nuestra dignidad.

MC.- En su caso y luego del golpe de Estado, ¿renació la necesidad de escribir poesía social?

RS.- Sí, tengo la necesidad de escribir ante la descarga de fuerzas negativas y la reacción nuestra es hacer cosas contestatarias, desde luego uno de los textos más difíciles de abordar es la respuesta política –tenemos que andar con cuidado-, así que hablemos del rescate del panfleto, resulta imposible no pensar en lo panfletario, precisamente tengo un libro que se llama: Honduras poesía política, con extraordinarios versos de las nuevas generaciones -como el poeta Fabricio Estrada-, hay textos con una fuerte resonancia y excesivamente virulentos. Otra forma para visualizar la crisis es el teatro, obras de un acto con los personajes del golpe de Estado, los Artistas en Resistencia ya lo están haciendo.

MC.- Finalmente, para quitarnos el mal sabor de boca del golpe de Estado, ¿en qué país de Latinoamérica y del resto del mundo ha sentido una mayor identificación y comunicación?

RS.- Mantengo correspondencia con poetas argentinos, como nuestro amigo Jorge Boccanera; con poetas costarricenses, nicaragüenses, en México tengo varios amigos escritores. Con la posibilidad del correo electrónico la rapidez es extraordinaria; tengo una fuerte relación con algunos escritores de España, aunque he notado que se han ido muriendo (risas); en Francia he publicado tres libros y pienso hacer una edición bilingüe –inglés/español- de todo mi trabajo que se llamaría El regreso del río. Y por supuesto Cuba, cuando se cumplieron los 50 años de la Revolución, me llamaron desde La Habana para pedirme autorización de reproducir mi libro: Un mundo para todos dividido (1971), algunos versos míos fueron pintados en las paredes, o en grandes cartones y hubo lecturas por toda la Isla, todavía conservo mi primer libro que editó Casa de las Américas, para mi sorpresa fue un tiraje enorme -20,000 ejemplares-, es un libro que ha tenido muy buena receptividad.

Fuente : CLARIN, Mario Casasús


envio Esteban Meléndez C.

Roberto Sosa

Escrito por revistaislanegra 23-05-2011 en General. Comentarios (0)

 

FÁBULA DE LA MUERTE

 

Éste es el muro: no hay puente,
ni relámpago,
ni océano.
¿Cómo olvidar su exacto
dominio entre lo obscuro?

 

Me mareo de angustia
y te hablo de aquellos
que no tienen ni una piedra
en que tender los huesos,
porque, oh muerte,
¿qué inválido ignora los días de lluvia
cuando tú multiplicas
tus sillas de ruedas?
¿Qué anciano abandonado
desconoce tus hierros?
¿Qué animal perseguido
no sabe de tu trato?

De niño conocía tu apariencia
allá en mi pueblo junto a las fogatas
que hacen las pobres gentes.
TE solía mirar en mis textos
de escuela y alguna vez hablamos
sobre tus cacerías de mendigos.

 

O en el límite abierto de par en par
donde ella gritaba mi nombre
cada vez más distante,
ya entonces advertía
tu arena movediza.

 

Desde aquel tiempo a éste
me espías sin descanso.
Te reconozco en mis preocupaciones,
en los encuentros,
en la palabra diaria;
dentro de los sanatorios
de la nieve
donde se hace más pálido tu rostro,
y si moviera un dedo,
expiraría
en la palabra libertad que escribo.

 

Sí,
éste es el muro y su dudosa torre.
Y yo huyo -en círculos-
con mi frágil cuchillo
de marinero muerto.

falleció Roberto Sosa

Escrito por revistaislanegra 23-05-2011 en General. Comentarios (0)



 

 

El poeta hondureño Roberto Sosa falleció hoy 23 de mayo a las 4 de la mañana, según informó su hijo Néstor. Había nacido el 18 de abril en Yoro, Honduras. Mereció diversos internacionales, como el Adonais de España. Fue Director de revistas literarias y Galerías de Arte. Asimismo ha participado en diferentes congresos latinoamericanos. Realizó estudios de Maestría en Artes, por la Universidad de Cincinatti, Ohio, Usa. Jurado del prestigioso Premio Casa de Las Américas de Cuba. Catedrático de Literatura y escritor residente en Upper Montclair Collage, N.J., USA. En 1990 fue nombrado con el grado de Caballero en la Orden de las Artes y las Letras por el Ministerio de Cultura de la República de Francia.

 

Bibliografía:

 Poesía: Caligramas, 1959; Muros, 1966; Mar interior, 1967; Los pobres, 1969; un mundo para todos dividido, 1971; Secreto militar, 1985; Hasta el sol de hoy, 1987; Les larmes des choses, précélé de masque bas, 1990; Obra completa, 1990; Antología personal, sf.; Los pesares juntos, sf.; Máscara suelta, 1994; El llanto de las cosas, 1995.

Prosa: Breve estudio sobre la poesía y su creación, 1967; Prosa armada, 1981.
 

En las últimas horas el poeta fue galardonado en La Habana, Cuba, con el premio Rafael Alberti, que otorga el Festival Internacional de Poesía de La Habana, con el auspicio de la Sociedad de Beneficencia de Andalucía, España.

El Premio, de gran prestigio en América y Europa, fue concedido a Roberto en reconocimiento de su trayectoria literaria de toda una vida, con más de una decena de libros en su haber.

Además de Roberto Sosa, habían sido nominados grandes poetas como  Thiago de Melo,  Ernesto Cardenal,  Juan Bañuelos e Hildebrando Pérez. No es la primera vez que Sosa subraya con honor el nombre de Honduras a ese nivel.

Guatemala: contra los Q' eqchies

Escrito por revistaislanegra 22-05-2011 en General. Comentarios (0)

 

 NUEVAS AGRESIONES CONTRA COMUNIDADES  Q’EQCHIES


Nuevamente los empresarios Widman  llevan a cabo con total impunidad  agresiones contra familias de la comunidad de Agua Caliente de Panzós, A.V.

Hoy 13 de mayo, a partir de las 8:30 de la mañana, llegaron 30 agentes de seguridad uniformados de la empresa Chabil Utzaj, disparando con escopetas y probablemente Galil. Poco después, sobrevolaron tres helicópteros y lanzaron seis granadas para quemar las milpas que sobrevivieron al desalojo y para hostigar a trabajadores que estaban rescatándolas con el objetivo de dar de comer a sus familias que atraviesan una situación sumamente difícil. Los trabajadores lograron salir ilesos aunque muy afectados.
 
Hay fuertes indicios de que dentro de los helicópteros se encontraban  propietarios de la empresa Chabil Utzaj dirigiendo la actividad en contra de la comunidad, elemento que tiene que ser investigado.

Las familias de la comunidad de Agua Caliente, de igual manera que las demás comunidades desalojadas a mediados de marzo, sobreviven  con el apoyo comunitario en lugares cercanos y con el limitado apoyo que pueden canalizar organizaciones sociales y humanitarias.  Las entidades públicas  han brillado por su ausencia, mostrando un incumplimiento y desinterés  humanitario elemental.

Para sobrevivir, las familias desalojadas están llegando a sus sembradíos a recoger el poco maíz que les quedó después de la destrucción de las comunidades, la quema de sus viviendas y siembras.

Esta comunidad fue desalojada violentamente el 15 de marzo por la Policía Nacional Civil, el ejército, guardias de seguridad privada y propietarios de la empresa Chabil Utzaj con gran despliegue de fuerza pública y grupos  armados de la finca. Todavía padecen los traumas de las bombas  lacrimógenas lanzadas por la PNC, especialmente los niños y las mujeres embarazadas. Los líderes no pueden movilizarse con libertad ni ejercer sus derechos como cualquier ciudadano debido a las amenazas de la empresa y del gobierno.

Esta situación nos obliga a denunciar la complicidad e irresponsabilidad de las entidades del gobierno, llamadas a responder ante las demandas y derechos de las comunidades. Como fue firmado solemnemente en los Acuerdos de Paz, el Estado tiene la función de promotor de la concertación social y de la resolución d conflictos. En Agua Caliente y en el valle del Polochic su actuación vacía  y subordinación a los finqueros está llevando a agudizar la conflictividad.

Contrariamente a lo expresado por la Presidencia de la República, no son las amenazas de seguir los desalojos de comunidades y de reprimir y criminalizar a las organizaciones sociales lo que va a resolver los problemas. La solución y fuente de toda legitimidad es dar respuesta a los derechos de la población y, en este caso, de las comunidades Q’eqchi’s del valle del Polochic. Respuestas represivas y genocidas ya tuvimos bastante con los gobiernos militares anteriores a la firma de la paz. Respuesta a los derechos irrenunciables de la población es el reto del Estado y sus instituciones.

A las entidades nacionales de verificación y protección de derechos humanos, a los organismos internacionales del Sistema de Naciones Unidas, diferentes relatorías, y a la CICIG pedimos su seguimiento, vigilancia e intervención en este caso de desalojos de tierras indígenas.  Hay evidencias  y un cúmulo de irregularidades en el actuar que pueden replicarse en otros lugares. Prevenir y alejar las causas del conflicto es el concepto de paz definido por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Así mismo, a entidades financieras como el BCIE y asociados que dan soporte al proyecto del Chabil Utzaj -desde su mandato de contribuir al desarrollo sostenible en la región-, no pueden asumir que con reestructurar la deuda ya se ha resuelto el problema; éste persistirá si no se resuelven y atienden los derechos de las comunidades. El hecho de que haya acudido al rescate del ingenio Chabil Utzaj el Grupo Pellas de Nicaragua, no resuelve la conflictividad ni garantiza el éxito del proyecto.

Al Ministerio Público pedimos que no escatime esfuerzos y llegue al fondo de las investigaciones y el proceso debido para identificar a los responsables intelectuales y materiales del asesinato de Antonio B’eb Ac, de la reiterada violación a los derechos de la población Q’eqchi’, y de la ejecución de la orden de desalojo violando todo procedimiento legal y humanitario, así como transparentar las actuaciones de funcionarios del Sistema de Justicia.
 

Guatemala 13 de mayo de 2011

Salta: Valko y Memoria

Escrito por revistaislanegra 22-05-2011 en General. Comentarios (0)

 

Presentación de Pedagogía de la Desmemoria de Marcelo Valko

Jueves 26 de Mayo 9,30hs

Facultad de Humanidades. Univ. Nacional de Salta.

Av. Bolivia 5150 - Salta

 

Viernes 27 de Mayo 9,30hs

Coordinación de Bibliotecas y Archivos de Salta

Av. Belgrano 1002 – Salta

 

Osvaldo Bayer dice sobre Pedagogía de la Desmemoria :

Este libro es un escalón importante para el debate que nos debemos los argentinos. Aquí están las pruebas históricas para llegar a conclusiones definitivas. Las citas de los llamados pensadores, que aparecen aquí, una a una, son imperdibles. Penetrar en esta profunda investigación de Marcelo Valko es ganar las armas de la información para buscar la respuesta a la pregunta: ¿qué nos pasó a los argentinos? El autor se propone todo eso: remover el pasado para aprender.

En estas páginas se encuentran bien explicados los intereses políticos de Mitre, Sarmiento, Roca y de otras figuras consagradas por la historia oficial. Los intereses agropecuarios de la época y las expediciones previas a la campaña de Roca, de las cuales tan poco se ha hablado. El capítulo de lo ocurrido en ese verdadero campo de concentración que fue la isla Martín García es tan tremendo que el lector no llega a explicarse hasta qué límites de crueldad y de cinismo se vivió en esos años. Sólo se puede describir con los sustantivos que pintan de cuerpo entero el desarrollo de los hechos: prisión, trabajo forzado malsano, hambre, desnutrición, ratas, viruela, cólera, tifus, evangelización forzada, y muerte horrenda. Todo esto con una documentación testimonial irrebatible. Un trabajo revelador y profundo. El libro para el gran debate histórico. Osvaldo Bayer