Isla Negra - Casa de poesía y literaturas

articulos

José Muchnik: “Como vaca en campo de soja”

Escrito por revistaislanegra 21-04-2010 en General. Comentarios (0)

 

Josecito, escribí otra viñeta de la ferretería vieja, te salen tan sabrosas. Principio de base de un columnista no prestar atención a los elogios del director, no le creí un pepino a Mario, volví a casa, meditando sobre el lugar de esta especie vegetal en nuestra lengua: “creer un pepino”, “saber  un pepino”, “me importa un pepino”... concluí que “algo habrá hecho” el pepino y que no era de mi incumbencia averiguarlo, que se ocupen las zanahorias me dije. (toda analogía subliminal con tristes épocas de nuestro pasado es responsabilidad del lector, los que no comprendan esta aclaración no tiene importancia, pueden continuar leyendo). Llegué a casa, un amigo es un amigo, comencé a garabatear: “Cortavidrios y pelotazos: tengo abandonadas las viñetas de la ferretería vieja, no es fácil remover nostalgias, cajitas de anilina, barritas de estaño, tachas para baleros, faroles a kerosene... cualquier objeto, el mínimo, el más inocente puede desencadenar mundos en avalancha, no estoy en edad de soportar avalanchas. Tomemos por ejemplo un cortavidrio: picados callejeros, pelotazos, ventanas rotas, puteadas cortantes, pibes volatilizados ...”

 

¡Basta ya de una vez! Este columnista siempre hace lo mismo, nos toma por boludos, anunció “Como vaca en campo de soja”, tema de actualidad para atraer giles, y termina hablando de cortavidrios, porqué no lo echan del diario. ¡¡¡¡ Que lo eeeechen!!!! ¡¡¡¡ Que lo eeeechen!!!! ¡¡¡¡ Que lo eeeechen!!!! ¡¡¡¡ Que lo eeeechen!!!! ¡¡¡¡ Que lo eeeechen!!!! (el que sepa entonar que entone, yo soy un tronco para esas lides). Estimados lectores les pido paciencia, también podría decir “Que me la mamen” pero nunca me permití el plagio (más allá de cualquier otra consideración hay que reconocer la potencia metafórica del Diego[1]), aclaro además que los escritores boedónicos nunca fueron lineales, más bien espiralados o ensortijados, dejen de protestar y traten de no perderse.

 

Estaba entonces cumpliendo con Mario, esgrimiendo cortavidrios, cuando cae un correo, ¿Pudiste salir con las cenizas volcánicas[2]?¿Cómo andás Josecito? “Como vaca en campo de soja” me salió sin pensarlo, como salen versos de poeta (se sabe que escriben con el hígado, algunos con riñones, sesos casi nada, corazón a veces, culo indispensable) ¿de dónde salió esto me pregunté?

 

Al toque agarré la expresión y me dejé deslizar sobre irrefrenables deseos de inventar palabras, acentos, delirios ... Los habitués de “Desde Boedo” ya deben haber escuchado hablar de “Sefikill”, “Pankrrak”, “Chodemia” y otras sandeces que Peter, el dinamarqués, ilustra con maestría. También tendríamos que desempolvar refranes me dije. Es evidente que todos asociaron “como perro en cancha de bochas”, pero ¿quién vio un perro en cancha de bochas?, en vivo, en foto o en pantalla.

“Como vaca en campo de soja”, el refrán se eleva, se encarna, tal vez la expresión surgió de la mirada triste de esas bestias. La semana pasada había estado en Bolívar y aledaños[3] , provincia de Buenos Aires, contemplando las “minas de soja a cielo abierto” (digamos de paso que esta metáfora también puede quedar registrada en la Gran Enciclopedia de Boedo.)  No me inmiscuiré en el debate técnico ni político (precios de la carne, glifosatos, paquetes tecnológicos, mano de obra rural...) no criticaré al “campo” ni al gobierno, me limitaré a la mirada triste de las vacas, ruego se me permita esta licencia poética, me partió el alma esa mirada. Entre perros y vacas, en canchas de bochas o campos de soja, en común el miedo y la tristeza, el perro corre, la vaca reza.

 

¿Cómo quieren que miren si sacaron el campo bajo sus cuerpos?[4], disfrutaban pasturas frescas rociadas de amanecer, apaciguaban tardes en agonía, se confiaban a la arboleda sombreando soles, apacentaban el tiempo en manada al son del cencerro, soñaban noches rumiando lunas. Ahora quedaron ahí, arrinconadas, añorando viejas invernadas, engordadas a corral (no deja de perseguirnos esta palabra[5]), engorde “feed lot”, así lo llaman, pueden pronunciar “fidló”, (alimentación en lote), ahí quedan amontonadas, ya no paseos hacia la aguada, ya no pasturas crocantes, sí suplementos pastosos, sí esa tristeza en la mirada, “como vacas en campo de soja”

 

Ya cerca de la línea de llegada clavo siete espadas y canto envido, abriendo juego de brasas en torno al asador, que se anime la paisanada a subir el desafío, cuando las aguas bajan turbias acercarse al corazón del río. De acuerdo con licencias poéticas no con licencias de la carne, parecería que el asado fidló va tomando gusto a chancho, así dicen los entendidos, si las crían como chanchos ¿esperaban un gusto divino? Sin vacas a pampa y a pasto ¿no estaremos matando la gallina de los huevos de oro?

 

Pará Josecito, pará, ahora sos capaz de comenzar a disertar sobre gallinas. Disculpá Mario la anarquía de esta escritura minestrónica, mucha verdura mezclada y algunos fideos para no perder el hilo, sé que a muchos no les gusta el minestrón, te prometo que la próxima retomamos el cortavidrios, aunque facones y cuchillos anden trinchando fidló.

 

Post scriptum para íntimos : recién ahora me doy cuenta que cuando dije “como vaca en campo de soja” me estaba refiriendo a mi propia tristeza, también falta pasto bajo mis pasos.

 

José Muchnik

nota publicada en el periodico “Desde Boedo” de mayo 2010 http://periodicodesdeboedo.blogspot.com/

 


[1] Nos referimos a la expresión del director técnico del equipo de fútbol de Argentina, Diego Armando Maradona, que en pocos minutos dio la vuelta al planeta traducida en cientos de idiomas. Tras el triunfo sobre Uruguay  que permitió la clasificación para el  Mundial de Sudáfrica 2010 afirmó en conferencia de prensa: “ los que no creyeron en mí que me la mamen”.

[2] En el momento de escribir estas líneas, 18 de abril 2010, estoy anclado en Buenos Aires a causa de la explosión de un volcán islandés.

[3] Como antropólogo me especialicé en el estudio de las culturas alimentarias locales, no podía no interesarme en el destino de nuestro tradicional asado. Menos mal que Armando Tejada Gomez no asistió a este espectáculo

[4] Un cambio acelerado se ha producido en el tipo de engorde del ganado, la mayor parte del campo es dedicado actualmente  a la agricultura, sobre todo a la soja, se van acabando los campos de pastoreo, las vacas son engordadas en una superficie reducida a base de alimentos balanceados.

[5] Se refiere al « corralito » invento argentino del año 2001, como bebés encerraron el dinero de la gente para que no pueda circular. El corralito fue  premonitorio de los grandes corralones de la crisis financiera internacional a partir del año 2008. Lo que prueba una vez más que estamos siempre un paso adelante.

Adriana Vega: Playa Girón, un 17 de abril ...

Escrito por revistaislanegra 19-04-2010 en General. Comentarios (0)

Al tomar Fidel Castro el poder revolucionario hace casi cincuenta años y  dar señales de implantar un sistema marxista-martiano en Cuba, aliado coyunturalmente a  la Unión Soviética, el Presidente de EEUU Gral. Eisenhower, dio órdenes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de suministrar auxilio financiero, asesoría y adiestramiento a  grupos y organizaciones de cubanos  opuestos a  Fidel con el objetivo de  desestabilizar y derrocar el sistema revolucionario.

Debido a estos indicadores, a mediados de 1960  surgieron en Centro América reductos enemigos de los revolucionarios que  conformaron  la Brigada 2506 y efectuaron la Invasión a Playa Girón.

En la madrugada del 17 de Abril de 1961, mil doscientos exiliados desembarcaron en la costa sur al centro de la Isla para establecer una cabeza de playa y nombrar un Gobierno Invasor en Armas asistido por el Presidente de los EEUU, en ese momento J. F. Kennedy. Esta administración ya  había financiado y entrenado en Guatemala y Nicaragua a la  apodada Brigada 2506.

Después de tres días de intensos combates y ante la heroica respuesta del pueblo cubano, aduciendo palabra incumplidadel apoyo aéreo y falta de cobertura de los acorazados, se excusaron por falta de  pertrechos de guerra.

Como corolario, la jefatura militar de la Brigada  rompió equipos de comunicación que instaban a cumplir a sus "aliados" y  ordenaron la vergonzosa  retirada.

Fidel ha manifestado que  la batalla duró 72 hs por respetar la teoría del CHE sobre un desembarco por la Habana. Acantonada allí la defensa, se tardó en llegar a Girón, de lo contrario hubieran podido derrotar al enemigo en 48 horas.

El gobierno Revolucionario  tomó  prisioneros  a cientos de  integrantes de la Brigada 2506 y otros se internaron en los pantanos para escabullirse en la tupida vegetación.

Visitando el Museo de Playa Girón observé sorprendida la fotografía del arribo del Comandante en Jefe  al sitio, luego de horas de ardua contienda. El compañero me encargado  explicó que ni bien  Fidel  descendió del  tanque de guerra, extrajo su arma, apuntó al acorazado norteamericano y  su certero disparo lo hizo rendirse. Todos los testigos concuerdan con que la experta  orden del Comandante dada con su arma en alto, es la vívida   imagen de la victoria, tal como expresa Benigno Julián Fernández,  excombatiente de la columna 12 del Ejército Rebelde y jefe de un pelotón de tanques SAU-100 de Managua (La Habana), que participó en la cruzada.

Los combatientes revolucionarios  se encontraron con Fidel cuando estaban muy próximos al mar. Los pocos aviones de las FAR que luchaban y la artillería en general tenían la indicación precisa  de hundir los navíos.

A Benigno, oriundo de la Ciudad de Camagüey, le correspondió el honor histórico de  ser testigo de aquella descarga certera  que puso punto final a la invasión mercenaria  efectuada en esa zona del sur de la provincia de Matanzas.

El heroico combatiente recuerda también que su pelotón, tras conocer del desembarco y sin perder  tiempo se dirigió a Playa Girón, donde se producían enérgicas ofensivas. Se encontraron con el Comandante en Jefe en el sitio conocido por la Isla y él los  orientó para progresar con rapidez instándoles a que no se detuvieran hasta que las esteras de sus tanques fueran empapadas por las aguas de la playa.

Avanzaban bajo el fuego de  aviones enemigos, la artillería y la infantería  enfrentando  emboscadas y varios de los tanques patriotas fueron averiados o destruidos. Muchos de los compañeros caían en combate, pero no retrocedían en esa zona convertida en hormiguero de marines y paracaidistas que  dejaban  huellas sangrientas en la población civil,  portando  el armamento más moderno: camiones artillados, armas sofisticadas, tanques, obuses, morteros, bazoocas…

Con  los agresores a pocos metros, la presencia de Fidel levantó aún más la moral combativa. Primero  destruyeron un camión artillado del opuesto y luego prosiguieron la marcha hacia Playa Girón. Los mercenarios se  replegaron hacia la costa para  embarcar en el buque de guerra Houston, pero  las descargas de la aviación y  el disparo certero de Fidel, nada casual porque dominaba con maestría todo el armamento, provocó el ansiado naufragio. 

Los que estaban próximos en las arenas de Playa Girón experimentaron  gran alegría al observar cómo el poderoso buque en llamas  se iba a pique.

Con esfuerzo épico hacían retroceder en desbandada a la flota imperial y lograban que los buques invasores  escaparan furtivamente plantando a sus “huéspedes”, la mayoría cubanos agitadores abandonados  por sus “valientes” aliados yanquis.

 Los instantes heroicos de esta gloria del pueblo cubano habían surgido de la decisión de  combatientes del Ejército Rebelde, de la Policía y de las Milicias Nacionales Revolucionarias, patrióticamente convencidos. No podían permitir que les arrebataran conquistas logradas y no era su deseo  caer en manos de parásitos y verdugos,  millonarios y veteranos de miles de crímenes batistianos. Cuba logró  aquella victoria sobre la fuerza usurpadora, triunfo trascendente en la historia de América Latina por ser la única batalla ganada al Imperialismo en Nuestra América.

En diciembre de 2007 y por haber representado a su país en la asunción del mando presidencial,  tuve el honor de saludar en la Biblioteca Nacional al Héroe de la República de Cuba José Ramón Fernández, uno de los principales jefes militares de las acciones combativas  de Playa Girón. Creía no conocer al delegado cubano, pero recordé que en  2001 estando en la Habana,  había presenciado  la Conferencia Académica: "GIRÓN: 40 AÑOS DESPUÉS" gracias a  amigos del Minrex  que suelen brindarme amistosos contentamientos.

 José Ramón Fernández era entonces Vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba y uno de los principales oficiales que bajo el mando directo de Fidel Castro, dirigió la Histórica Batalla. De su exposición entonces y recordando a la gente que no había podido huir por haber sido abandonada a su suerte, tuve curiosidad por todo lo que se refería al trato de prisioneros.

Durante 72 horas,  el enemigo había actuado atacando con destructores y portaviones  y las armas  llevaban escrita su pertenencia a las US ARMY.

Fernández  reconoció en las duras jornadas a unos cuantos  invasores  alumnos suyos, él fue un militar disidente asqueado por las crueldades de Batista y sufrió cárcel por eso. Abrumado por la forma en que  se prestaban para atacar a su patria y matar a su pueblo, la batalla le definió en qué bando estaban la razón y la justicia. Con respecto a cómo fueron considerados los derechos humanos y  normas  de  guerra es  conocido que por la parte cubana se respetaron   convenios internacionales, reglas éticas y morales. No existió  herido que no fuera curado ni hambriento al que no se le prestara atención. A nadie se  maltrató en el orden físico, ni se  hostigó  a pesar de la innoble tarea realizada. Se  resguardó a los prisioneros cuando al mismo tiempo se comprobaran  maltratos a cautivos cubanos  por parte  de los invasores.

El amanecer del 17 de abril, un B-26 ametralló el camión donde se evacuaba a una familia carbonera (actividad  característica de la zona) Iba sin barandas  transportando visiblemente civiles, enfermos, hombres y mujeres ancianos, niños. Incluso habían desplegado una sábana blanca. En el injustificado ataque sobre  la carretera que conduce de Pálpíte a Jaguey resultó muerta una madre de  familia y su hijo pequeño, herida la abuela y  varias personas.

Casi a la  misma hora, a la salida de Playa Larga un camión también con carboneros evacuados  fue atacado por fuerzas  usurpadoras emboscadas. Evidentemente  se trataba de civiles, pero el transporte recibió   fuego de fusilería y cañonazos que lo hicieron estallar. Murieron  Mara Ortiz, obrera, Dulce María Martín de 14 años, y herida muy grave por  quemaduras Cira María García y otros lugareños.

Retornados  a Playa Larga, a Cira García no se le prestó asistencia médica a pesar de  profundas llagas. Agonizó durante casi un día hasta que falleció. A los ruegos del esposo y  familiares para que la atendieran se negaron a trasladarla a  Cayo Ramona, donde curaban a sus heridos.

Erick Fernández del Valle al caer prisionero declaró que un mercenario nombrado Pedro González Fernández solicitó permiso para rematar a un herido,  le puso una pistola en la cabeza y lo asesinó.

La mayoría de estos fratricidas habían regresado por privilegios económicos perdidos, política,  tierra, ganados, centrales azucareros y propiedades. Seguramente  mejor preparados que los revolucionarios, pero no  dispuestos a morir por la Patria sino a matar a su pueblo.

 Sobre la evolución del pensamiento de los adversarios  y  cómo  cavilan hoy, Fernández  los señaló divididos y atomizados. Los  arrepentidos no quieren decirlo y no intervienen en nada.  Un  extremo  es el núcleo de   duros vinculados a la fundación cubano americana recalcitrante en su odio contra Cuba, unida a criminales de la peor calaña.

 Creyeron que la Revolución se desplomaba y siempre esperan tomarse tres días de licencia para matar.

 La gesta de las bisoñas fuerzas armadas, apoyadas por milicianos y población, trasciende como símbolo de victoria, valentía y patriotismo, evidenciando que  refrendó el carácter socialista de la Revolución y dio a luz  la aptitud de todo un pueblo por no doblegarse  ante potencia enemiga alguna.

 

Dice Fidel Castro Ruz:

“La importancia de Girón no está en la magnitud de la batalla, de los combatientes, de los hechos heroicos que allí tuvieron lugar; la gran trascendencia histórica de Girón no es lo que ocurrió, sino lo que no ha ocurrido gracias a Girón".

 

ILUSTRACION Y ARMADO JOSE MARIO ZAVALETA 

  A 49 AÑOS DE LA PRIMERA DERROTA ANTIMPERIALISTA DE NUESTRA AMERICA